A 5 Años de la masacre de Curuguaty Exigimos absolucion ya

“Campesinos sin tierra no es campesino. Queremos plantar frijoles, mandioca y maíz, para que todos tengan lque comer. Gracias a las personas que nos apoyan frente a la injusticia, no lograron ni lograrán matar nuestros sueños. Nosotros somos presos políticos y queremos que ustedes sean nuestros portavoces “.
La carta-exhortación de los campesinos de Curuguaty presos en Tacumbú, en Asunción, fue leída en medio de las lágrimas, el jueves (15), frente al Palacio de Justicia, por la joven Ramona González, esposa de Néstor Castro – que tras haber llevado Un tiro en la cara y quedarse con la mandíbula desgarrada durante meses, fue condenado a 18 años de reclusión. Al lado de Ramona, Karina Godoy y la pequeña Alma Victoria, esposa e hija de Arnaldo Quintana, también con una pena de 18 años, expresaban el respaldo de las familias a la lucha por “Tierra, Justicia y Libertad”.
El 15 de junio también marcó el quinto aniversario de la carnicería que lleva Marina Kue, en Curuguaty, donde murieron seis policías y 11 trabajadores sin tierra, en una acción iniciada por franco-tiradores. El estilo fue exactamente el mismo utilizado por la CIA en el golpe contra Hugo Chávez, en Venezuela, 10 años antes, cuando se asesinaron a gobernantes y opositores para derrocar al presidente. En Curuguaty, balas certeras mataron al interlocutor militar, Erven Lovera, y algunos de sus subordinados, así como líderes de los campesinos que comenzaban a negociar en campo abierto. En la grabación disponible se oyen armas automáticas precipitando el tiroteo. El cerco y el circo mediáticos, apoyados por un judicial y un parlamento completamente podridos, redundaron en la deposición de Fernando Lugo una semana después.
En el Tribunal donde los abogados Jorge Bogarín y Raúl Caballero entraron con recursos contra la violación legal movida por el gobierno de Horacio Cartes, que persigue a las víctimas y mantiene intactos a los criminales, manifestantes condenaron a los “escribas y fariseos”, defendieron “libertad a los presos por luchar Y “Reforma agraria, urgente y necesaria”. En 150 páginas, la defensa demuestra uno a uno los ejes de la acusación, exponiendo su completa falta de fundamentación, hecha en función de los intereses del agro-negocio para criminalizar la lucha por la justicia social.
“Esta es la última instancia a la que vamos a recurrir antes de llevar el caso a un tribunal internacional”, dijo Guillermina Kanonnikoff, destacada dirigente del movimiento de solidaridad y víctima de la dictadura pro-estadounidense de Alfredo Stroessner (1954-1989).
La referencia de la Iglesia, Padre Oliva, subrayó que las manifestaciones por la libertad de los presos políticos “expresan la presencia de Jesús entre los pobres, de forma espiritual, personal y colectiva, para que finalmente acabemos con el dolor y que tengamos justicia y alegría. “Seremos victoriosos. Después de que logramos su liberación tendremos un día entero de fiesta en nuestro país “, agregó el religioso.
Conforme a la investigación de la renombrada historiadora Margarita Durán Estragó, “quien invadió tierras que no le pertenecían, en una completa agresión al Estatuto de la Tierra ya la propia soberanía alimentaria, fue Blas Riquelme, con sus más de 75 mil hectáreas”. Margarita mostró cápsulas de proyectiles de grueso calibre encontrados en el lugar por familiares y destacó “el más completo descuido de la pericia, que lo único que quiso e hizo fue manipular pruebas para condenar a inocentes”.
El Servicio Paz y Justicia de Paraguay (Serpaj) recuerda que Marina Kue, en guaraní significa “tierras de la Marina” y estuvo ocupada entre 1967 y 1999 por un destacamento militar, lo que desmiente el principal argumento de Riquelme, propietario de Campos Morombí, Que supuestamente ocupa el territorio por 34 años. “Cinco años después que la Armada abandonó el lugar, Riquelme empezó a desforestar y rodear la tierra”, subraya el Serpaj.

BASTA DE INJUSTICIA Y DESIGUALDAD

En las calles de Asunción, frente al Palacio de Justicia y al presidio de Tacumbú, estudiantes, profesores, religiosos, trabajadores del campo, músicos, poetas e intelectuales denunciaron el alto grado de concentración de renta en el país en que el 2,5% de los propietarios Son dueños del 85% de las tierras cultivables, 94% de ellas destinadas a la exportación, mientras que 1,5 millones de los siete millones de paraguayos padecen hambre y un tercio de desnutrición.
Al mismo tiempo que los manifestantes se conmovieron ante la divulgación de las criminales sentencias para los otros dos presos: Rubén Villalba, 30 años de prisión y cinco años de “medidas de seguridad” y Luis Olmedo Paredes, 20 años de prisión, reporteros de la gran Se reían, anticipando la “objetividad” de la cobertura periodística.
El ex ministro de la Corte Suprema de Justicia, Luiz Lezcano Claude, cree que el Tribunal de Sentencia “actuó de manera parcial, incompleta, mutilada, cerda y discriminatoria”, haciendo que los campesinos sirvieran de “chivo expiatorio”. Para Lezcano, “hay una completa falta de objetividad en la investigación”, que “sólo buscó imputar, acusar y lograr la imposición de drásticas y desmedidas penas a los campesinos que señalaba como supuestos autores”.
Condenando la versión del Ministerio Público, el ex ministro apunta su completa inconsistencia. Por la acusación, observa, “un grupo de campesinos constituye con antelación a una organización criminal (primer hecho punible), con vistas a invadir una propiedad privada (segundo hecho punible) y, posteriormente, prepara una trampa o emboscada en la que premedita la muerte de los agentes De la Policía Nacional que pretendía desalojar al grupo invasor (tercer hecho punible).
Los hechos van en contra de los alegados por la “justicia”, pues los campesinos que reclamaban las tierras cedidas a la reforma agraria se habían organizado por sugerencia del Indert (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra), reconocida desde 2004. No hubo ninguna invasión De propiedad ajena, ya que la empresa Campos Morumbí, de propiedad de Blas Riquelme, íntimo del sanguinario Stroessner, jamás había reconocido su derecho sobre ella. El “homicidio doloso en grado de intento” también carece de cualquier sentido, ya que como 60 campesinos, la mitad de ellas mujeres, niños y ancianos, podría haber “emboscado” a 324 policías fuertemente armados, incluso con helicóptero? No es casual que desaparecieron innumerables pruebas como proyectiles de las armas de grueso calibre, exámenes de radiografía, la filmación y hasta el piloto del helicóptero que murió “accidentado” antes de declarar.
“Más que nunca es imprescindible la solidaridad internacional. Ante los que quieren callar, es hora de sumarnos y levantar la voz para garantizar tierra, justicia y libertad “, concluyó Guilhermina Kanonnikoff, concluyendo la visita de la delegación a los presos políticos.

Leonardo Wexell Severo, (CUT BRASIL) desde Asuncion Paraguay

Comments are closed.