Graça Costa: “Cuando Dilma fue depuesta, lo que se quebró en Brasil fue la democracia”

En la mañana de ayer en la sede de la CTA-A, Graça Costa, Secretaria Nacional de Relaciones Laborales de la CUT de Brasil, compartió con dirigentes, trabajadores y trabajadoras de la Central, una charla debate sobre la reforma laboral neoliberal en Brasil y sus consecuencias sobre la clase trabajadora brasileña y latinoamericana.

costa2-2

Cynthia Pock, Secretaria de Formación de la CTA-A presentó a la compañera y dijo: “Estamos juntos en la pelea, vamos a seguir luchando. Es un honor tenerla en nuestra casa. La mesa que constituimos aquí le damos la bienvenida”. Cytnhia dijo además que la actividad había sido realizada en conjunto entre la Secretaría de Formación y la de Relaciones Internacionales.

“Un orgullo que estés acá, es fundamental en estos momentos de convulsión, por el avance sobre nuestros derechos, no solamente en la región sino también a nivel mundial. Nosotros nos miramos en ese espejo que es Brasil y tenemos una solidaridad activa contra el golpe y con la lucha de los trabajadores y trabajadoras”, dijo Ricardo Peidro, Secretario General Adjunto de la CTA-A.

Peidro dijo además: “Estamos en una semana de movilizaciones, algunos nos quieren convencer para que tratemos de sacarle lo más que se pueda a la reforma laboral para que no sea tan impactante, pero nosotros no queremos esa reforma. Le decimos no a la reforma laboral, previsional y al avance de las patronales. Tenemos una gran historia de resistencia, ellos podrán tener una victoria coyuntural pero nuestra resistencia es más fuerte”.

Durante su intervención Graca Costa repasó las políticas públicas y sociales de los 12 años de gobierno de Lula y Dilma durante los cuales 50 millones de personas pudieron salir de la pobreza extrema. “Tuvimos grandes proyectos en Brasil durante ese período, como la “Bolsa familia” que brinda un presupuesto pequeño para las familias más pobres y que permitió sacar a muchas personas de la pobreza, como así también que los niños vayan a la escuela y cumplan con la vacunación”.

“Tuvimos también una política de salario mínimo como otro de los grandes ejes de la política del gobierno de Lula. Esto implicaba que el salario mínimo estaba atado al crecimiento del país. Se valorizó el salario y se elevó el nivel de la negociación y permitió que los aumentos superaran la inflación. Eso ayudó mucho a la clase trabajadora”.

La dirigenta señaló además que “en el nivel sindical conseguimos legalizar las centrales sindicales. Algo que parece ordinario, pero era un gran desafío, porque, de 9, sólo eran reconocidas 3 centrales sindicales lo que implicó un fortalecimiento de la organización: hoy tenemos 6 centrales legalizadas y restan otras 3 que aún no lo han sido”.

Con el golpe a Dilma, contó Costa, sufrimos la primera gran derrota. En 2014 se eligió el peor Parlamento desde la dictadura militar. “Todos los cambios que hoy acontecen en Brasil son producto de ese Parlamento cómplice del golpe, son los legisladores mayoritarios. Sus voluntades se compran con dinero, por medio de corrupción. El segundo gran golpe fue la salida de Dilma, que fue una revolucionaria, presa y torturada cuando joven, una persona honesta. Durante ese tiempo, se generó una gran organización criminal donde se financiaron más de 100 diputados para solventar este proyecto de cambios profundos y regresión en términos de derechos”.

Costa dijo además que “cuando Dilma fue depuesta, lo que se quebró fue la democracia en Brasil. Una de las medidas más graves fue la liberación de la tercerización para todas las actividades, públicas y privadas. Luego de eso vino la ley que congela por 20 años el presupuesto nacional. ¿Cómo puede sobrevivir un Estado sin poder invertir en gasto social por 20 años? ¿Qué pasará con la educación, con la salud? El presupuesto de 2018 quedará igual que el de 1990: se congela el salario, las políticas, en definitiva el futuro y principalmente el de los jóvenes”.

Detrás de las cifras están las personas, Brasil pasó de tener casi pleno empleo, antes de esta regresión, a hoy con casi 14 millones de desempleados. Por otra parte, el 6 de diciembre se prevé la votación de una reforma previsional que estipula que un trabajador debe aportar 40 años para poder jubilarse mientras que la edad para poder jubilarse se eleva en 12 años para las mujeres y 10 para los hombres.

“Está también el proyecto de ley en curso sobre trabajo rural, que promueve que el trabajador rural reciba su salario en alimentación y alojamiento. Volvemos al trabajo esclavo, es su legalización, es un hecho gravísimo. El retroceso en curso en Brasil es de dos o tres siglos, no sólo una vuelta a 20 años atrás”, detalló Costa.

La letra chica

Luego de su exposición, Costa mostró una presentación donde detalló el contenido de la reforma. “La reforma reduce derechos, aumenta la jornada laboral, ataca los sindicatos, va a inhibir o dificultar los reclamos en la justicia para los trabajadores, haciéndolos más costosos”.

El proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Diputados el 26 de abril por 296 votos a favor y 177 en contra y en el senado el 11 de julio por 50 votos a favor contra 26 en contra. Entró en vigencia el 11 de noviembre. Está hecha con el objetivo de bajar los costos de la mano de obra y transformar los empleos en contratos precarios por medio de diversas formas de contratación como trabajo intermitente, tercerización, trabajo temporario, a tiempo parcial.

Es un ataque brutal, que fue directamente patrocinado por los patrones y tiene un carácter ideológico muy claro. “La CUT recién terminó un Congreso extraordinario donde su principal decisión fue seguir con una fuerte campaña por la anulación de la ley que empieza con una colecta de firmas para el envío de un proyecto de ley de anulación al Congreso”, contó Costa.

Entre los principales aspectos de la ley se destaca el buscar deconstruir el derecho de trabajo, haciendo posible las negociaciones directas empresa-trabajadores, sin la intermediación de los sindicatos. Dificulta el acceso a la justicia laboral y fragiliza su rol, al tiempo que ataca y fragiliza a los sindicatos.

Por otra parte, aumenta la jornada laboral, las enfermedades laborales y los accidentes de trabajo. Reduce los horarios de comida y descanso, amplía el uso de hora extra y del banco de horas, incluso la combinación de ambas, permite la expansión de la jornada de trabajo, exenta al empleador de la responsabilidad sobre las condiciones de salud y seguridad de los trabajadores en el teletrabajo. Restringe la aplicación de Ley de Cotas.

En relación a la organización sindical, la inviabiliza, restringiendo el papel del sindicato en las negociaciones colectivas. Sobrepone el negociado sobre el legislado. Al tiempo que los acuerdos colectivos por empresa pueden ser menos que los convenios colectivos por rama y desfinancia los sindicatos para ahogarlos. “La mayoría de los sindicatos van a tener que reducir su presupuesto a un 50%”, dijo Costa.

La dirigente también contó que las vacaciones van a ser divididas en 3 veces y que ahora está liberado que las mujeres embarazadas trabajen en lugares no saludables, antes estaba prohibido: “Las mujeres y los jóvenes son los más perjudicados”, señaló.

En torno a la organización de la CUT, Costa dijo que el lunes y martes próximos, “en los aeropuertos, cuando los diputados lleguen vamos a escracharlos”. Y que en el plano judicial, “hicimos una denuncia en la OIT, en la OEA y estamos preparando una denuncia para la Corte Suprema para declarar la ilegalidad de esta ley y al mismo tiempo estamos haciendo seminarios y debates en todos los Estados. Lo que nosotros producimos como material de difusión es mayor que la tirada del diario de San Pablo”, concluyó.

Daniel Jorajuría, Secretario Gremial de la CTA-A agradeció la presencia de la compañera y señaló: “Tenemos que ver lo que está pasando en la Argentina donde también se está rompiendo el Estado de derecho y hacia allí van”.

Por la CTA-A estuvieron presentes además Claudia Baigorria, Alejandra Angriman, Hugo “Cachorro” Godoy, Marcelo Cappiello, Horacio Meguira, Jorge Castro, Silverio Gómez, Alicia Coca, Eduardo Moyano, entre otros compañeros y compañeras de diferentes sindicatos y organizaciones.

Fotos: Nicolás Honigesz

* Equipo de Comunicación de la CTA Autónoma
* Equipo de comunicación CTA Autónoma

Comments are closed.